La importancia de la fontanería y electricidad al reformar tu cocina

reforma-fontaneria-electricidad-cocina

Después del salón, la cocina es la estancia de la casa que más se reforma.

En España, el gasto de reformar una cocina varía generalmente entre 2.000 y 15.000 euros. Como referencia, aproximadamente el 40% del presupuesto se destina comúnmente a la compra de muebles y electrodomésticos. Por otro lado, las instalaciones de fontanería y electricidad representan alrededor del 25% del gasto total. 

La fontanería y la electricidad son dos aspectos fundamentales a considerar al reformar una cocina debido a su importancia para el funcionamiento adecuado de los diversos electrodomésticos y sistemas de agua.

Pero, ¿por qué son tan importantes estos elementos? ¿Cómo hay que planificar esa parte de la reforma? ¡Te lo contamos en este artículo!

Aspectos a tener en cuenta en la fontanería de una reforma

Uno de los primeros pasos a la hora de reformar tu cocina es tener en cuenta la fontanería. Dejando de lado los muebles y el estilo que quieres conseguir, este aspecto es crucial y vital para el funcionamiento de esta estancia. 

Cuando se trata de realizar una reforma que involucre fontanería, hay varios aspectos importantes a tener en cuenta para garantizar un resultado exitoso y duradero:

Planificación

La planificación es un proceso fundamental en cualquier proyecto, ya sea pequeño o grande.

Antes de comenzar cualquier proyecto de reforma de fontanería, es crucial evaluar las necesidades específicas y los objetivos del proyecto. Esto puede implicar determinar qué cambios se desean hacer en el sistema de fontanería actual, ya sea para mejorar la eficiencia, la funcionalidad o la estética de la cocina.

Es importante realizar una inspección detallada del sistema de fontanería existente para identificar cualquier problema o área que necesite atención. Esto puede incluir la identificación de fugas, obstrucciones, corrosión u otros daños en las tuberías, accesorios o conexiones.

Una vez que se hayan identificado las necesidades y los problemas, se puede proceder al diseño del nuevo sistema de fontanería. Esto puede implicar la elección de la ubicación de nuevas tuberías, la selección de materiales adecuados y la planificación de la distribución de accesorios como fregaderos, grifos y electrodomésticos.

Materiales a elegir en la instalación

Para la fontanería de una cocina, es crucial seleccionar materiales duraderos, seguros y que se adapten a las necesidades específicas del espacio:

  • Tuberías de cobre
  • Tuberías de PVC (cloruro de polivinilo)
  • Tuberías PEX (polietileno reticulado)
  • Acero inoxidable
  • Latón
  • Polietileno de alta densidad (HDPE)

Consejos para mantener bien la fontanería de la cocina

  • Realiza inspecciones periódicas para detectar fugas, goteos y signos de corrosión.
  • Repara las fugas de inmediato para prevenir daños mayores.
  • Mantén limpios los desagües usando coladores y evita verter grasas y aceites por el desagüe.
  • Verifica la presión del agua regularmente para asegurarte de que esté dentro de los niveles recomendados.
  • Protege las tuberías contra el congelamiento en invierno.
  • Programa un mantenimiento profesional al menos una vez al año para detectar problemas potenciales antes de que se conviertan en emergencias caras.

Aspectos clave sobre la electricidad de tu cocina

Otro de los elementos más importantes dentro de la cocina es la electricidad. ¿Cómo van a funcionar los electrodomésticos? ¿Cómo vamos a cocinar sin una buena iluminación?

Planificación

 Antes de realizar cualquier instalación eléctrica, es importante diseñar un sistema eléctrico que cumpla con las necesidades específicas de la cocina. Esto implica determinar la ubicación de:

  • Interruptores
  • Luces
  • Dispositivos eléctricos
 

Asegúrate de tener suficientes tomas de corriente distribuidas en toda la cocina para conectar electrodomésticos como la nevera, el horno, el microondas, la cafetera, etc.

En áreas donde el agua está presente, como cerca del fregadero o la encimera, es importante instalar tomas de corriente con interruptores de falla a tierra (GFCI, por sus siglas en inglés) para proteger contra descargas eléctricas.

Planifica la iluminación de la cocina de manera adecuada, incluyendo:

  • Luces de techo
  • Luces empotradas
  • Luces sobre la encimera
  • Luces debajo de los armarios
 

Además de los interruptores de falla a tierra (GFCI), considera la instalación de interruptores automáticos y fusibles para proteger contra sobrecargas eléctricas y cortocircuitos.

Para una planificación y ejecución adecuadas del sistema eléctrico de la cocina, es recomendable contratar a electricistas profesionales con experiencia en proyectos residenciales.

Seguridad eléctrica

La seguridad eléctrica es de suma importancia en cualquier entorno, incluyendo una cocina, donde se utilizan numerosos electrodomésticos y dispositivos eléctricos. Además, el agua está muy presente en la zona de esta casa. Por lo que hay que extremar la precaución. ¿Cómo?

Es fundamental que toda la instalación eléctrica en la cocina esté realizada por electricistas calificados y cumpla con las normativas y códigos eléctricos locales.

No sobrecargues los enchufes eléctricos conectando demasiados electrodomésticos en un mismo tomacorriente. Utiliza regletas con protección contra sobretensiones si necesitas conectar varios dispositivos en un mismo enchufe.

Asimismo, es importante mantener una distancia segura entre los electrodomésticos de cocina y cualquier fuente de agua, como el fregadero o la encimera. Evita que los cables eléctricos entren en contacto con el agua para prevenir cortocircuitos y descargas eléctricas.

Evita el uso de cables de extensión o adaptadores múltiples en la cocina, ya que pueden sobrecalentarse y causar incendios. En su lugar, utiliza tomas de corriente adicionales si es necesario, instaladas por un electricista profesional.

Optimización de los enchufes

Para una cocina, es importante seleccionar enchufes que sean seguros, duraderos y funcionales, considerando el entorno específico de este espacio.

  • Enchufes estándar de tres clavijas: Estos son los enchufes más comunes y se utilizan para la mayoría de los electrodomésticos de cocina y dispositivos eléctricos. Son compatibles con la mayoría de los cables de conexión y proporcionan una fuente confiable de energía.

  • Enchufes GFCI (interruptores de falla a tierra): Los enchufes GFCI son esenciales en áreas donde hay presencia de agua, como cerca del fregadero o la encimera. Estos enchufes incluyen un dispositivo de protección que corta la corriente eléctrica en caso de una fuga de corriente a tierra, lo que ayuda a prevenir descargas eléctricas.

  • Enchufes con puertos USB integrados: Estos son útiles para cargar dispositivos electrónicos como teléfonos móviles y tabletas directamente desde la toma de corriente, sin necesidad de un adaptador. Son convenientes y liberan espacio en los enchufes para otros dispositivos.

  • Enchufes empotrados o retráctiles: Los enchufes empotrados o retráctiles se instalan en la encimera o en la pared y pueden ocultarse cuando no están en uso, lo que proporciona un aspecto limpio y ordenado a la cocina y maximiza el espacio disponible.

La fontanería y la electricidad son aspectos fundamentales que no se deben pasar por alto al reformar una cocina. Garantizar su correcta instalación y funcionamiento no solo mejora la seguridad y funcionalidad del espacio, sino que también puede contribuir a mejorar la eficiencia energética y el valor general del hogar.

¿Necesitas una reforma de cocina en Madrid? ¡Ponte en contacto con nosotros!